Los castrados de todo el espectro político y social, por la ideología criminal progresista del pensamiento único, se autocensuran y mutilan su pensamiento, borrando de su vocabulario definiciones evidentes como negro, maricón, raza, etc.

Lo único permitido es que el lobby gay coloque a todos los suyos en los puestos relevantes de la política para impulsar leyes que les favorecen.

Han elaborado la ley de odio para encarcelar a todo disidente, así cualquiera que se exprese de forma contraria al pensamiento único es castigado con prisión.

La dictadura ya comenzó, 1984 es una realidad.

La libertad ha muerto.


Anuncios