La sustitución paulatina de trabajadores que cotizan a la seguridad social para aportar dinero a sus jubilaciones y seguros médicos por robots que no pagan, hace que el sistema esté abocado a la quiebra indefectiblemente, Salvo que los robots comiencen a pagar cotizaciones, aportando al sistema una ingente cantidad de recursos para que los humanos puedan seguir cobrando pensiones y tener seguros médicos y otros.


Anuncios