P. En Francia existe un gran descontento que está llevando a gran parte de la población a preferir al partido FN para liderar el país. ¿me puede explicar a qué se debe tal cambio de actitud de un pueblo que vota socialista y centro derecha habitualmente?
R. Mire usted, el pueblo tiene la percepción de que el partido socialista y el gaullista son la misma cosa y que trabajan para las grandes empresas, los banqueros y para ellos mismos, sin atender a los problemas reales del ciudadano. El francés medio se ha sentido relegado a un segundo lugar en su propio país cuando le han aumentado los impuestos y bajado los salarios en beneficio de la discriminación positiva hacia los inmigrantes, pagando los subsidios que el mismo francés no puede acceder. Además la deslocalización de las empresas ha permitido hacer una jugada multimillonaria a los propietarios, fabricando en el tercer mundo a precios de risa sin ninguna protección al trabajador ni al medio ambiente, y vender ese producto a precio europeo con unas ganancias millonarias. A cambio ha dejado cesantía y miseria en los pueblos y ciudades en donde estaban radicadas esas fábricas, pero eso no es todo, sino que para poder competir con los precios de producción del tercer mundo han obligado a los trabajadores a aceptar salarios a la baja, hacer horas extras sin pagarlas, y a atrasar la jubilación a los 67 años. Es más, el buenismo imperante ha permitido que la delincuencia sea galopante y que se acepte la no integración de musulmanes, obligando a los franceses a aceptar sus costumbres en el país, lo que perciben como la islamización de francia.
P. Merkel abrió las puertas a millones de supuestos refugiados, ¿en qué afecta a los franceses esa política?
R. Esa política irresponsable ha desatado más apoyo al partido FN y que se hable abiertamente de cerrarse a los inmigrantes y también de cerrarse al comercio con asia que compite de manera desleal con los trabajadores franceses.
P. ¿Eso significa decir un basta ya a la globalización y a la Unión Europea?
R. Efectivamente, la imposición desde fuera de políticas que afectan gravemente al bienestar de la población, se ven como una consecuencia de la globalización y la gente se opone a ello.
P. Es decir, la población siente que la globalización les perjudica porque la deslocalización de las empresas los deja sin trabajo, además la inmigración masiva que está pagada con sus impuestos no se integra y ha traído más delincuencia.
R. En resumen, eso es.


Anuncios