Como es sabido, la inflación se come el sueldo mes a mes, y cuando se negocia un reajuste lo que se busca es no perder poder adquisitivo.

Al aumento reclamado en tanto por ciento se le resta el tanto por ciento de la inflación y nos queda la subida real del sueldo. Es decir, si pedimos una subida del 3,9% y la inflación anual fue del 3,9% IPC, la subida real del sueldo es cero, pero se ha actualizado el poder adquisitivo, es decir el sueldo subió a la par que la inflación.

La mejor manera de acabar con las huelgas y reclamaciones de ajustes y reajustes sería la siguiente:

1º) Los sueldos se fijarán en UF, por lo que cada mes estarán ajustados al alza de IPC.

2º) Los sueldos tendrán un bono de productividad cada 4 meses.

3º) Los sueldos tendrán una participación en beneficios en forma de un sueldo extraordinario una vez al año.

Bienvenidos a siglo XXI compatriotas.


Anuncios