No debe ser muy sano que un país esté gobernado o copado sus puestos políticos y funcionariales con hijos de, primos de, nietos de, sobrinos de, esposas de, amigos de, nueras de, cuñados de, empleados de …

Apellidos que se repiten por ser hijos de Allende, Frei, Lavín, Lagos, Tohá, Letelier, de un mirista y una larga lista.

En el marketing electoral siguieron la consigna de que el apellido era una marca y que el populacho votaría sentimentalmente, es decir que votaría con el corazón y no con la cabeza.

En los partidos políticos se votan internamente camarillas para elegirse entre ellos y dejar fuera a los que no siguen sus directrices u obediencias ciegas, o cuestionan sus ideas y conductas.

Aparte de que si hay que reformar las cámaras,¿por qué no se discute si los pilares de la democracia están para dar el callo?


Anuncios