En galerías del centro venden joyas, pero robadas. En el persa venden teléfonos y computadores, pero robados.

¿Esta gente puede delinquir sin temer a la ley?, ¡claro, si la pena es de risa, lo harán mil veces!


Anuncios